España solo aprueba dos de los 55 indicadores del Informe de Sostenibilidad

España solo aprueba dos de los 55 indicadores del Informe de Sostenibilidad
23 / 01 / 2017

No es sorpresa. El Observatorio de la Sostenibilidad presentó en el Gabinete de Historia Natural su Informe sobre la Sostenibilidad en España y los datos no son positivos.

El informe de 2016 ha sido el primero elaborado siguiendo los 55 indicadores cuantitativos del esquema de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. El cambio, es importante, pues supone la transformación del informe en una auténtica hoja de ruta para el país, mostrando cuáles deberían ser las políticas a aplicar si se quieren revertir algunas de las situaciones que se denuncian.

Cumbre de Nueva York

Este cambio se explica por la Cumbre desarrollada en Nueva York, Estados Unidos, en septiembre de 2015. En aquel año, España, junto a 191 países suscribieron el cumplimiento de los ODS.

Al ser el primer informe de España que se realiza siguiendo los objetivos y los indicadores, los cambios en comparación con ediciones anteriores han sido notorios. Así, a diferencia de los indicadores tradicionales como la renta, la pobreza o el empleo, este año se tuvieron en cuenta también otros como la desigualdad salarial por género, la violencia de género o la corrupción. Además, todos estos indicadores se han analizado teniendo en cuenta el nivel de desarrollo del país, ofreciendo así una imagen más certera de la realidad.

Datos

Si se atiende a los datos, lo cierto es que la imagen que se ofrece de España no es especialmente halagüeña. De los 55 indicadores analizados, tan solo en dos de ellos se consigue una valoración positiva. En otros diez, se observan en camino de mejora y en trece la tendencia es claramente negativa. Pero, sin duda, el grupo más destacado es aquel que agrupa a los indicadores en situaciones francamente deficientes: un total de 33.

En algunas cuestiones, no obtener buenas puntuaciones en los indicadores es todavía más flagrante pues, en algunos objetivos, España parte de una situación más ventajosa. Es el caso de los objetivos 4 (educación), 12 (sostenibilidad) y 14 (uso del mar).

Aspectos inéditos

Gracias al seguimiento de los ODS para este informe, hay una serie de aspectos que son inéditos: la costa, el clima, la salud y el aire, el agua y las construcciones.

El daño a la costa

Según el informe, el ecosistema aparece como altamente transformado, especialmente debido a la burbuja inmobiliaria. El dato que ofrece, es abrumador: en tan solo 20 años se han artificializado 600.000 hectáreas, casi la misma extensión total que se urbanizó en milenios de historia.

El clima

Los autores del informe lo identifican como un monstruo que los seres humanos hemos creado. Se basan para ello en los datos que ofrece la AEMET, y aseguran que la media ha estado 0,93ºC por encima de la media. Si esto se pone en relación con el máximo aceptado internacionalmente, según el cual pasar de los 2ºC supondría una catástrofe, la necesidad de actuar se vuelve patente. Esto aumenta todavía más con una de las frases del informe, que asegura: “Las tendencias de temperatura y precipitación observadas en series temporales largas […] también coinciden con comportamientos observados en el resto del mundo”. Demostrando que las acciones son urgentes y deberían involucrar al máximo número de países.

La salud y su relación con la calidad del aire

El informe se basa en los datos ofrecidos por el Barcelona Supercomputing Center. Este superordenador analiza el índice de calidad del aire y asegura que una cuarta parte de la población española está sometida a una calidad deficiente.

El agua como un recurso maltratado

Los datos en esta ocasión tampoco parecen sonreírle a España. Según el informe, tan solo un 84% de las aguas residuales son depuradas en el país, en un claro incumplimiento de la Directiva. Esto hace que España tenga ya 4 expedientes abiertos en el TJE.

Los datos son todavía menos halagüeños si se indaga. “En seis de las diez demarcaciones analizadas, la proporción de masas de agua en Buen Estado no llega ni a la mitad”.

Puntos negros y elefantes blancos

Ambos hacen referencia a edificios. En el caso de los puntos negros, son lugares que en informe se catalogan como “lugares emblemáticos de la contaminación y ejemplo de malas prácticas ambientales” y ofrece un mapa. Los elefantes blancos, por su parte, son “infraestructuras sobredimensionadas, absurdas, e iniciativas e inmobiliarias inacabadas.

Final

El informe finaliza destacando la insostenibilidad del modelo social actual. Para ello, se hace eco de una serie de datos, como la brecha de género, los niños que se encuentran en situación de exclusión o el paro de larga duración y juvenil.

El informe finaliza con la cita del premio Nobel de economía Angus Deaton refiriéndose a España: “La mezcla de austeridad y corrupción puede suponer una bomba social” que, mezclada con “la suma de recortes y escándalos políticos constituye un cóctel de alto riesgo”. Una llamada clara por parte del informe a influir en la política.